¿Cómo distinguir los meros?

Los meros son unos de los pescados más apreciados en la gastronomía española, pero no todos son iguales. Según su color y procedencia, se pueden diferenciar tres tipos de meros que se consumen habitualmente: el amarillo de Conil, el negro de Marín y el blanco de Tarifa. Cada uno tiene unas características únicas que dependen de su origen, su hábitat, su alimentación y su forma de pesca. En este blog te contamos todo lo que necesitas saber sobre los meros y cómo disfrutarlos en el plato.

El más conocido y sabroso

El mero amarillo de Conil

El mero amarillo es el que se suele identificar con el nombre de mero, por ser el más común y apreciado. Se le llama así por el tono amarillento de su piel, que se adapta al medio en el que vive. El mero amarillo se captura en la zona de Conil de la Frontera, en Cádiz, donde habita en cuevas de aguas templadas entre los 10 y los 50 metros de profundidad. 

Es un pez depredador que se alimenta de marisco y peces de roca, lo que le confiere un sabor intenso y característico.

Su carne es firme y compacta, sin grasa y con unas tersas lascas. Es el más musculado de los tres, debido a su potente musculatura que le permite protegerse de las rocas. Se recomienda consumirlo de febrero a julio, cuando más come al ser los meses previos a su apareamiento.

Pescado fresco de lonja del mar Mediterráneo

El más grande y jugoso

El mero negro de Marín

El mero negro, también llamado cherna, se pesca en la zona de Marín, en Pontevedra. Es el más grande de los tres, llegando a pesar hasta 100 kilos. Vive en aguas frías y profundas, entre los 100 y los 800 metros, donde se alimenta de peces pelágicos como el jurel o la caballa. Su piel es lisa y oscura, con escamas grandes y duras. Su carne es más blanda y jugosa que la del mero amarillo, con un sabor más suave y delicado. Tiene algo de grasa, que le aporta untuosidad y melosidad. Se puede consumir todo el año, pero se dice que está más rico en invierno.

El más fino y delicado

El mero blanco de Tarifa

El mero blanco se pesca en la zona de Tarifa, en Cádiz. Es el más pequeño de los tres, con un peso máximo de 15 kilos. Vive en aguas templadas y poco profundas, entre los 20 y los 40 metros, donde se alimenta de crustáceos y moluscos. Su piel es clara y fina, con escamas pequeñas y blandas. Su carne es la más blanca y suave de las tres, con un sabor muy fino y delicado. Tiene muy poca grasa y unas lascas muy finas. Se recomienda consumirlo de septiembre a diciembre, cuando está más gordo.

Deja un Comentario

diez + seis =

Acepto la Política de privacidad